Inicio » Entrenamiento » ¿Cual será el próximo gran avance en las técnicas de entrenamiento?
San Lorenzo y Fuenlabrada

¿Cual será el próximo gran avance en las técnicas de entrenamiento?

¿Qué métodos y técnicas se utilizarán en el deporte para entrenar de forma más efectiva y personalizada? Es difícil aventurar que avances serán realmente efectivos y cuales se desecharan por el camino, pero lo que es seguro es que dentro de 15 años se entrenará de forma diferente.

Actualmente los investigadores están trabajando para sacar al mercado nuevos dispositivos que permitan mejorar los métodos de entrenamiento, proporcionando cada vez mayor cantidad de datos a deportistas y entrenadores, y ayuden a los atletas a conseguir esos pequeños márgenes que permiten alzarse con la victoria. Desde técnicas de realidad aumentada, a sensores que puedan medir lo que ocurre en los músculos y el metabolismo, la tecnología no deja de sorprendernos con continuas novedades.

Realidad aumentada

Imaginad un simulador de ciclismo con realidad aumentada que nos sumerja en un entorno virtual donde podamos practicar los descensos. Actualmente es difícil entrenar la técnica de las bajadas porque es muy arriesgado hacerlo a ritmo de competición fuera de esta. Otra posible aplicación de la realidad aumentada sería el reconocimiento y preparación de contrarrelojes por equipos. Conocer los detalles de un recorrido permite anticiparse y regular mejor el esfuerzo y la coordinación en los relevos para dar el máximo en cada momento.

En la actualidad el uso de la realidad virtual es limitado, porque el cerebro sabe que es una experiencia virtual, por muy inmersiva que ésta sea, no es real, y desconecta. Para que sea realmente efectiva, debemos sentir el riesgo de tomar una curva a alta velocidad.

Recopilación de datos

Otros investigadores se concentran en entender cómo funciona el cuerpo humano en su búsqueda continua por la mejora del rendimiento. No es probable que haya un único avance que lo cambie todo, sino que más bien se espera una suma de pequeños pasos a medida que se va conociendo más sobre el metabolismo de los mejores deportistas. Todavía no se conoce mucho de lo que ocurre cuando entrenamos. El entrenamiento es como una caja negra, haces un ejercicio y luego algo pasa en tu cuerpo después. Hay un retraso. Entrenas y tu rendimiento baja hasta que te recuperas y puedes rendir más que antes.

wearables

La ciencia que hay tras este proceso y el conocimiento de como responde y se adapta cada individuo a las cargas de entrenamiento es una de las mayores y más claras áreas donde buscar para mejorar el rendimiento. Entender la relación entre entrenamiento, nutrición, fatiga y recuperación sería fundamental para lograr mayores ganancias en el rendimiento. Y de nuevo la tecnología puede ayudarnos en este aspecto.

La alteración del ritmo cardíaco es algo sobre lo que se lleva estudiando más de 20 años, pero en la actualidad se puede medir con mucha precisión y exactitud. Entender la fatiga y recuperación es algo fundamental. Sólo aquellos que entiendan el efecto del ejercicio sobre el cuerpo, interpreten los datos y apliquen métodos para aprovechar este conocimiento serán capaces de lograr las mayores mejoras.

La nueva tecnología disponible en la ropa y los nuevos sensores pueden aportar nuevos datos que ayuden a entender mejor el funcionamiento del metabolismo, pero siempre hay que estar atentos para distinguir lo que realmente funciona y lo que sólo son promesas publicitarias. Actualmente el volumen de datos que se manejan es muy grande. Pero a veces las cosas no son lo que parecen. Una correlación entre dos variables no significa que una sea causante de la otra.

La revolución de la potencia

Los medidores de potencia han supuesto un avance en el entrenamiento dentro del ciclismo. El uso de una máquina como es una bicicleta nos permite disponer de datos que no están al alcance de otros atletas. La potencia, sin haber revolucionado las técnicas de entrenamiento, sí que las ha hecho más objetivas al disponer de un dato instantáneo y que no depende de factores externos como sí sucede con el ritmo cardíaco. El análisis de los datos aportados por los medidores de potencia y otros sensores parece que será una de las áreas donde se producirán los próximos grandes avances en las técnicas de entrenamiento.

Como decíamos antes, estamos viendo grandes avances en sensores que miden cada vez más parámetros del cuerpo humano, como por ejemplo medidores de lactato. Algunos aún necesitan tiempo de desarrollo para llegar a tener tanta aceptación como los medidores de potencia, pero ese día está cada vez más cerca.

Tenemos herramientas para medir el ritmo cardíaco y la calidad del sueño, por ejemplo, pero el gran reto es ser capaces de analizar y mostrar toda esa información de un modo que sea útil para todo el mundo desde expertos entrenadores a deportistas aficionados. Actualmente podemos reunir gran cantidad de datos en varias hojas de cálculo, pero la dificultad está en el análisis de esos datos. El reto es dar con una métrica unificada que agrupase todas esas variables. Se está trabajando para encontrar las relaciones entre todos esos datos y establecer una relación causa efecto entre un número y otro.

Prendas inteligentes

Incorporando sensores a las prendas que llevamos durante el entrenamiento o la competición podemos obtener información muy valiosa para optimizar nuestro rendimiento.

Medidor de lactato

Gracias a un sensor óptico integrado en una malla colocada en los gemelos es posible medir el nivel de óxígeno presente en los músculos. Gracias a esta medida, es posible estimar el umbral de lactato, lo que permite determinar de forma muy exacta y totalmente personalizada las zonas de entrenamiento. Hasta ahora el umbral de lactato se determina extrayendo sangre repetidamente mediante un pequeño pinchazo. Con estos nuevos sistemas podremos hacer este tipo de test mucho más a menudo y de forma mucho más cómoda. De este modo podremos ver si nuestro entrenamiento está dando los frutos deseados.

Monitor de hidratación

Otro dispositivo en el que están trabajando actualmente es un monitor de hidratación que informa al deportista de la cantidad de agua existente en su cuerpo, permitiendo mantener un nivel de hidratación óptimo.

Los datos del futuro

  1. Temperatura corporal en tiempo real.
  2. Hemoglobina: este dato podría ayudar a entender los picos y caídas en el rendimiento.
  3. Lactato: permite determinar de forma precisa las zonas de entrenamiento.
  4. Saturación de oxígeno: saber cuánto oxígeno hay en los músculos puede ser una forma mejor para monitorizar el lactato.
  5. Sudoración: la tasa de pérdida de líquido nos servirá para saber cuando y cuanto tenemos que beber.
  6. Nivel de hidratación: aún más útil que la medida anterior, permitirá estar siempre bien hidratado.
  7. Aprovechamiento energético: para optimizar la energía generada y conseguir que se transforme en movimiento.
  8. Ritmo cardíaco: el intervalo entre latidos permite determinar el nivel de recuperación, algo vital para decidir si tenemos que

Debate

Muy probablemente todos conozcamos algún caso de deportista metódico y obsesionado de los datos y las técnicas de entrenamiento, y otros que ni siquiera utilizan cuentakilómetros en sus salidas. Aunque el uso de la tecnología y el conocimiento del cuerpo de cada deportista no tienen por qué ser incompatibles, ¿con qué tipo de deportista te identificas más?

¿Como mides y planificas tus entrenamientos?

Ver los resultados

Cargando ... Cargando ...
© Copyright Jesús Ángel, Algunos derechos reservados. Escrito para: Ciclismo máster

Ver también

Test de lactato

Test de lactato

Share this on WhatsAppEl test de lactato es una sencilla prueba que permite medir la capacidad …

Un comentario

  1. Felicitarte por tu trabajo, buen artículo, se presta al debate.
    Por nuestra parte lo tenemos claro: método arrautze al poder!! llevamos décadas usándolo y es el mejor con diferencia. Cuando te sacan los ojos y hay que echar el resto, nadie se acuerda del potenciómetro, del pulso, del lactato o del umbral… es el sufrimento el que te hace tirar p´alante.
    Sin duda: Sensaciones.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *