Inicio » Noticias » Nada detiene a Guillermo Prieto en sus retos solidarios
Retos Solidarios Guillermo Prieto 2017

Nada detiene a Guillermo Prieto en sus retos solidarios

El ciclista adaptado Guillermo Prieto ha completado con éxito los tres retos solidarios que se planteó para esta temporada, a pesar de comenzar la misma con una complicada lesión.

Los tres retos consistían en completar la Quebrantahuesos en menos de 6 horas y regresar hasta Valladolid tras cruzar la línea de meta, realizar el Camino de Santiago desde Roncesvalles sin paradas y por último realizar la Madrid-Lisboa de BTT también sin descanso con el único objetivo de llegar a Lisboa en solitario, cubriendo los 770 km de la prueba. El objetivo es recaudar fondos para diversas organizaciones sociales como bancos de alimentos y otras entidades.

En marzo nos hacíamos eco de la lesión que sufrió Guillermo en la pierna donde lleva su prótesis, que le causó una profunda herida que necesitó cirugía para su curación. En junio regresaba de nuevo a la carretera, con muy poco margen para preparar los imponentes retos que se había propuesto.

Primer reto: la QH + regreso a Valladolid

El primer reto solidario lo completó Guillermo el 18 de junio. Tras hacer la marcha ciclista Quebrantahuesos en menos de 6 horas y darse un respiro de apenas 10 minutos, se sube de nuevo a la bicicleta para cubrir los más de 500 km que le separan de Valladolid. Durante el día lo peor es el intenso calor que hizo aquel día, aunque ayudó a que por la noche el frío no fuera tan intenso como otros años. Varios ciclistas le acompañaron por el camino, además de sus familiares. Ya en Palencia, se le unieron otros compañeros de entrenamiento y amigos que le dieron la moral necesaria para poder llegar a la capital del Pisuerga después de pedalear cerca de 30 horas.

Segundo reto: Camino de Santiago sin escalas

Un mes y varias marchas cicloturistas después, llegada el segundo reto solidario de Guillermo. Se trataba de realizar el Camino de Santiago desde Roncesvalles (800 km) sin escalas, de un tirón. Durante el reto Guillermo contó con la ayuda de Roberto de Bermeo sobre la bicicleta y de su mujer y su hija en el coche de asistencia.

El trayecto transcurrió sin incidentes y poco a poco iban dejando atrás las localidades por las que discurre el Camino. Aquí cabe hacer una mención especial a Villalcazar de Sirga, localidad natal del padre de Guillermo en la que hicieron una pequeña parada para recordarle. Con la llegada de la noche llegan momentos duros ya que el sueño empieza a pesar y el frío se va metiendo en los huesos. Con las luces del nuevo día se renuevan los ánimos, necesarios para afrontar la última parte del Camino, por tierras Gallegas, muy dura por los contínuos repechos.

Finalmente logran llegar a Santiago 32 horas después de salir desde Roncesvalles, tras pedalear durante 28:35:58 h en los que realizaron 796.1 km a una velocidad media de 27.8 km/h con un desnivel acumulado de 8.109 metros.

Tercer reto: Madrid – Lisboa BTT

La semana pasada Guillermo completaba el último de los retos solidarios que tenía pendiente. En esta ocasión el desafío era realizar sin escalas el recorrido de la marcha de BTT Madrid – Lisboa.

Esta ruta es una de las más largas y duras del mundo, y Guillermo participaba en solitario y con la intención de hacerla sin escalas, deteniéndose sólo lo imprescindible para hidratarse y comer. La prueba partió el día 22 de septiembre de las Rozas (Madrid) y acabó el 24 de septiembre en Lisboa.

“Hay unos ingredientes que convierten estas locuras en historias épicas. Quizá sean el valor. El tesón, de una pedalada tras otra, sin pausa. O puede que sea el sudor, que te gotea por la frente, al atravesar la península Ibérica, de día y de noche, muchos kilómetros con tu bici como única compañía. La soledad como único aliado, que en las largas noches, se vuelve en tu contra, donde hay mil peligros,el sueño y el cansancio acumulado, te lo ponen realmente complicado”

La prueba consiste en 10 tramos que suman 792 km en los que se atraviesan las provincias de Madrid, Avila, y Cáceres, en la octava etapa se entra en Portugal por el distrito de Portoalegre en la región del Alentejo, para mas adelante atravesar el distrito de Santarém, llegando a Lisboa por la desembocadura del Tajo. La ruta supera los 11.000 metros de desnivel positivo acumulado.

Durante la primera mitad de la prueba las piernas de Guillermo no respondían y tuvo que sufrir mucho para no abandonar. Por si esto fuera poco, sufrió un par de percances en forma de caída y de pérdida de la zapatilla de la prótesis, aunque por fortuna pudo resolver ambas y continuar el camino. La exigencia de esta prueba es máxima y son más de 30 las veces que Guillermo dio con sus huesos en el suelo, aunque fueron otras 30 las veces que se levantó para continuar.

Tras mil y una peripecias, logra su objetivo de llegar a Lisboa dentro del tiempo establecido por la organización, con el cuerpo lleno del golpes y heridas pero muy feliz. Guillermo paró el reloj en 50:52:20, lo que supone mejorar el tiempo del año pasado, en 1 hora y 8 minutos. Además, aunque el reto era simplemente terminar, lo hizo en el puesto 9º de la clasificación de solitarios, en la que sólo terminaron 21 de los 84 ciclistas que tomaron la salida. En la general absoluta acabó en el puesto 168, de los 206 equipos que completaron la prueba.

© Copyright Jesús Ángel, Algunos derechos reservados. Escrito para: Ciclismo máster

Ver también

Denuncias Voluntarias Ciclistas

La DGT tramitará las denuncias voluntarias de los ciclistas

Share this on WhatsAppAyer la Fundación ADO Moure convocó a los medios de comunicación a …

Un comentario

  1. Me quito el sombrero!!!
    Sigue así!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *