Inicio » Mecánica » Los frenos de disco llegan al pelotón ¿también en la categoría máster?

Los frenos de disco llegan al pelotón ¿también en la categoría máster?

Freno de disco ShimanoShimano y SRAM apuestan fuerte por implantar los frenos de disco en las bicicletas de carretera. A pesar de las reticencias iniciales de la UCI, parece que finalmente la industria ha convencido a sus dirigentes y la organización que dirige el ciclismo internacional dará el visto bueno a esta tecnología. ¿Pero qué opinan los ciclistas? 

En el caso del pelotón máster, aspectos como la seguridad en caso de montoneras, o el peligro de mezclar en el pelotón distintos sistemas de frenado, deberían ser tenidos especialmente en cuenta. Otros problemas menos serios, pero también importantes, derivan de la incompatibilidad de ambos sistemas o de la dificultad a la hora de cambiar una rueda pinchada. Los coches neutros deberían llevar ruedas con y sin discos, de 10 y 11 coronas, etc. Si no llevas una rueda de repuesto compatible, corres el riesgo de quedarte tirado en la carretera. Por último está el tema del peso, con la fiabilidad de los frenos actuales, la ventaja en mojado parece ser el único argumento 100% a favor de los frenos de disco.

Trek con frenos de discoLos frenos de disco en la carretera siempre han suscitado debate, pero este se ha hecho más presente desde este verano, a medida que los equipos han comenzado a probarlos en el pelotón profesional. Desde agosto los equipos profesionales tienen la opción de probar los frenos de disco en las dos pruebas que elijan. Trek Factory Racing ha sido uno de los primeros en probar bicicletas con este tipo de frenos en La Vuelta a España como hemos podido ver en la bici de Markel Irizar. También el Team Sky probó los frenos de disco en su Pinarello Dogma F8 en el Eneco Tour, con Berni Eisel como conejillo de indias.

Los frenos de disco en lo que tradicionalmente se conocía como “bicis de carreras” no son ni mucho menos una innovación de este año. En el ciclocross ya se vienen utilizando desde tiempo, y las grandes marcas tienen al menos un modelo específico con frenos de disco en su catálogo, como la Defy Advanced de Giant o la línea Diverge de Specialized. Pero con los puentes de freno tradicionales evolucionando constantemente, ¿necesitan los ciclistas de carretera los frenos de disco?

Beneficios de los frenos de disco

Para empezar, echemos un vistazo a las tres principales ventajas de los frenos de disco: potencia de frenada, modulación y funcionamiento en mojado.

Potencia de frenada

Los frenos de disco, especialmente los de accionamiento hidráulico, ofrecen una fuerza de frenado considerablemente mayor que los frenos que actúan sobre la llanta. Sin embargo, un puente de freno bien ajustado con unas zapatas de buena calidad ya dispone de fuerza suficiente para los ciclistas de carretera. Así que las bicicletas de carreras que se podrían beneficiar del uso de frenos de disco serían, exclusivamente en términos de potencia de frenado, aquellas como los tandems o bicicletas de cicloturismo o transportes que arrastren cargas pesadas.

Modulación

La modulación es un término empleado frecuentemente por los ciclistas de montaña, al que los de carretera no se refieren tan a menudo. Se refiere al “tacto” que transmite el sistema de frenado cuando el ciclista aprieta o afloja la maneta del freno. Los frenos de disco tienen una modulación mejor que los convencionales, pero los descensos en carretera no requieren un frenado tan fino como el necesario para pasar por una trialera o una bajada con pendientes superiores al 15%. Está bien tener esa modulación, pero no parece imprescindible en la carretera.

Funcionamiento en mojado

Para los ciclistas de regiones muy lluviosas, unos frenos que funcionen bien cuando la carretera está mojada suponen una gran ventaja. Las llantas y los puentes de freno se ven seriamente afectados por el agua, mientras que los frenos de disco no les afecta dicho elemento y funcionan prácticamente igual que en condiciones de seco – perfectos especialmente para los ciclistas del norte de España.

salida_calatorao_2015
Calatorao 2015. En estas condiciones las ventajas de los frenos de disco son indiscutibles.

Desventajas

En este aspecto se pueden citar las siguientes: son caros, más pesados que los frenos tradicionales, más complicados de mantener y ajustar y además incompatibles con todo el material existente hasta el momento. Los frenos de disco no funcionarán con tu bici y ruedas actuales y viceversa.

Otro problema que apuntan algunas opiniones es el efecto del calentamiento en descensos prolongados. Unos discos pequeños se calientan antes y tardan en enfriarse, aumentando la temperatura del líquido del circuito de frenado, y por tanto reduciendo la sensibilidad y la potencia de frenado. Sin embargo, no parece un problema grave ya que siempre ofrecerán una potencia de frenado superior a la que pueden soportar los neumáticos. El calentamiento también es un factor que afecta a los frenos que van a la llanta, pero en este caso la superficie que disipa el calor es muy superior. No obstante, especialmente en el caso de las ruedas con tubulares, este siempre ha sido un factor a tener en cuenta en los descensos de los grandes puertos.

Freno disco trasero

¿Son estos argumentos suficientes para olvidar la idea de los frenos de disco en las bicicletas de carretera?

Muchos son de la opinión de que, “si los profesionales se pasan a los frenos de disco, los ciclistas aficionados también querrán hacerlo”, pero ¿estarán dispuestos los profesionales a cargar con peso extra en las subidas sólo para frenar mejor en el descenso? Los corredores quieren ir más rápido, no frenar mejor.

También se plantea problemas en la industria de fabricación de bicis. Parece que los frenos de disco han llegado para quedarse, aunque su adopción por los ciclistas dependerá del tipo de estos, desde corredores a cicloturistas. Pero aún queda tiempo para que se establezcan estándares en cuanto a los ejes y los anclajes de los discos. Las incompatibilidades entre los cuadros, las ruedas y los frenos pueden causar verdaderos quebraderos de cabeza a la hora de comprar una bici. Este aspecto también está empezando a suponer un problema en la actualidad con los frenos convencionales, con la excusa de la aerodinámica, muchas marcas están escondiendo los frenos bajo el pedalier o tras la horquilla, o modificando el tradicional sistema de anclaje con un sólo tornillo central, y esto hace que en algunos casos la elección del puente de freno esté limitada a una marca y modelo concretos.

Seguridad en el pelotón

Este es el asunto que más controversia genera en el debate sobre los frenos de disco. A diferencia del ciclocross, en las carreras de ruta las montoneras son inevitables y cuando se producen los corredores suelen caer sobre una maraña de bicicletas. Si te caes y te golpeas contra un disco que además está caliente por la fuerte frenada antes de la caída, puede causar bastante daño.

Otro punto a tener en cuenta es la mezcla de distintos sistemas de freno en un mismo pelotón. No todos los corredores van a llevar frenos de disco, y eso puede provocar caídas. En mojado, los que tengan frenos de disco tal vez frenen en 10 metros y los que aún usen zapatas necesitarán más distancia.

Markel irizar
Markel Irizar sobre la Trek Domane con frenos de disco en la sexta etapa de La Vuelta. Foto: Trek Factory Racing

Opinión

Los beneficios de rendimiento de los frenos de disco, especialmente bajo la lluvia, son claros y rotundos. Pero su coste, la seguridad y la compatibilidad son inconvenientes importantes. En general, es posible que cada vez más ciclistas opten por frenos de disco para entrenar, para desplazamientos por la ciudad y como cicloturismo, pero aún seguiremos viendo los puentes de freno durante mucho tiempo.

¿Qué elijo, frenos de disco o frenos convencionales?

Ambos sistemas funcionan bien, por lo que esta no debería ser la base sobre la que decidir qué tipo de frenos montar en tu bici (salvo que vayas a rodar la mayor parte del tiempo con lluvia, nieve o barro). La decisión depende en el aspecto que más valores de una bici.

Veamos una comparativa más exhaustiva de ambos tipos de sistemas de frenado.

Comparación de las ventajas de ambos sistemas

Frenos de disco
  • Mayor potencia de frenado.
  • Más modulación de la frenada.
  • No les afectan el barro y el agua.
  • No les afectan las llantas “descentradas”.
  • Las zapatas, por regla general, duran más tiempo.
  • No desgasta las llantas.
  • Las llantas y los neumáticos no se calientan en descensos largos.
  • Las llantas específicas para frenos de disco pueden ser ligéramente más resistentes.
  • Son bonitos, ¡admitámoslo!
Puentes de freno
  • Sistema sencillo y estándar.
  • Bien ajustados, pueden detener cualquier bici.
  • Las zapatas de repuesto son baratas (comparadas con las pastillas de los discos).
  • No es necesario “aparaguar” la rueda delantera.
  • Menos estrés en los radios.
  • Menos aparaguado implica una rueda más rígida lateralmente.
  • Menos estrés en la horquilla.
  • La rueda no tiende a salirse de su alojamiento.
  • No interfieren en la colocación de las ruedas.
  • Indican cuando debes “centrar” tus ruedas.
  • No hay riesgo de calentar los ejes en descensos prolongados.

Comparación de las desventajas de ambos sistemas

Frenos de disco
  • Añaden más tensión a los radios. Adiós a los radios rectos en las ruedas delanteras.
  • La rueda delantera también deberá “aparaguarse” para dejar espacio al disco.
  • Las horquillas deberán reforzarse, puesto que la fuerza de frenado se aplicará en su extremo inferior.
  • Ligero riesgo de que la rueda delantera se salga de su alojamiento debido a la fuerza de torsión.
  • Rueda trasera menos rígida, que que el aparaguado aumenta en ambos lados.
  • Complica el montaje de las rueda.
  • Aún no hay estándares definidos, riesgo de incompatibilidades entre marcas.
  • La superficie del disco es inferior a la de las llantas, por lo que se calienta antes.
  • En largos descensos, el calor se transmite a los ejes, lo cual no es bueno para los rodamientos.
  • El disco puede dañarse en el transporte de la bici, y sustituirlo puede ser complicado.
  • Los frenos de disco necesitan ser reajustados, y con frecuencia las pastillas rozan con el disco sin motivo aparente.
Puentes de freno
  • Desgastan las llantas.
  • Riesgo de reventón o de que se despeguen los tubulares en largos descensos.
  • Pierden eficiencia con el agua y el barro.
  • Si la rueda está descentrada, puede rozar con las zapatas.
  • No tienen tanta fuerza como los frenos de disco (aunque sí suficiente).
  • No son tan bonitos :-).

 

© Copyright 2015 Jesús Ángel, Algunos derechos reservados. Escrito para: Ciclismo máster
Shimano y SRAM apuestan fuerte por implantar los frenos de disco en las bicicletas de carretera. A pesar de las reticencias iniciales de la UCI, parece que finalmente la industria ha convencido a sus dirigentes y la organización que dirige el ciclismo internacional dará el visto bueno a esta tecnología. ¿Pero qué opinan los ciclistas?  En el caso del pelotón máster, aspectos como la seguridad en caso de montoneras, o el peligro de mezclar en el pelotón distintos sistemas de frenado, deberían ser tenidos especialmente en cuenta. Otros problemas menos serios, pero también importantes, derivan de la incompatibilidad de ambos…

Valora este artículo

User Rating: 4.17 ( 3 votes)

Ver también

Denuncias Voluntarias Ciclistas

La DGT tramitará las denuncias voluntarias de los ciclistas

Share this on WhatsAppAyer la Fundación ADO Moure convocó a los medios de comunicación a …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *