Inicio » Miscelánea » Peligros de circular pegado a la derecha en ciudad
Circulación urbana

Peligros de circular pegado a la derecha en ciudad

Hace años la normativa obligaba a los ciclistas a circular pegados a su derecha en vías urbanas. Actualmente algunos ayuntamientos como el de Madrid (capítulo 2, Artículo 39 bis) o el de Valladolid (artículo 5), por citar sólo dos de ellos, permiten a los ciclistas circular por la parte central del carril más próximo a la acera. En el vídeo que aparece a continuación podéis ver por qué no es seguro circular pegados a la derecha (o a la izquierda, en los países anglosajones), además de las puertas que se abren “mágicamente”, algún coche o autobús puede pensar que cabe por allí y pasar a escasos centímetros del ciclista que pedalea junto al bordillo.

El ciclista circula por una zona destinada a las bicicletas cuando de pronto, el conductor de un vehículo aparcado a la izquierda abre la puerta. El ciclista no puede evitar el impacto y se desplaza hacia su derecha, siendo golpeado por el coche que le seguía y que graba la escena. Por suerte el impacto no fue muy fuerte y sólo sufrió heridas leves.

 

Esta situación también puede darse en aquellos carriles bici que discurren sobre la acera junto a vehículos aparcados. En ese caso el riesgo es ligeramente menor, pues no serás atropellado por el vehículo que te sigue, pero aún así el golpe si se abre alguna puerta puede ser muy duro. Son las cosas que tienen los carriles bici construidos para sumar metros de cara a las elecciones municipales.

Dicho lo anterior, siempre que sea posible es bueno ceder el paso a los vehículos que circulan detrás, salvo que seas un auténtico MasterProTour y circules a su misma velocidad.

En el artículo 45 y en el 114 de la Ley sobre Tráfico se indica la prohibición de abrir las puertas de un vehículo cuando éste esté en movimiento o sin haberse cerciorado previamente de que no entorpece o pone en peligro a otros usuarios, especialmente a ciclistas.

Se prohíbe llevar abiertas las puertas del vehículo, abrirlas antes de su completa inmovilización y abrirlas o apearse del mismo sin haberse cerciorado previamente de que ello no implica peligro o entorpecimiento para otros usuarios, especialmente cuando se refiere a conductores de bicicletas.

Eso sí, tened cuidado no os ocurra lo que a este compañero, que estuvo a punto de ser agredido por recriminar a un conductor un adelantamiento bastante imprudente. Por suerte el conductor, bastante alterado, no pudo consumar la agresión.

Tomad nota también de la reacción del ciclista, que lo primero que hace es tomar nota de la matrícula del coche. Insultar no sirve de nada. También ayuda llevar una cámara para dejar constancia de las situaciones que tenemos que sufrir a diario.

 

© Copyright 2015 Jesús Ángel, Algunos derechos reservados. Escrito para: Ciclismo máster

Ver también

Banda

Detenida peligrosa banda

Share this on WhatsAppLas actividades de esta peligrosa banda estaban relacionadas con el ciclismo, aunque …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *