Inicio » Miscelánea » Kéfir o yogur búlgaro, el alimento milagroso

Kéfir o yogur búlgaro, el alimento milagroso

Hace unas semanas Roberto, un compañero de la grupeta, me habló del Kéfir. Se trata de un hongo con aspecto de coliflor, aunque más blando, que sumergido en leche (también lo hay para agua y para té) a temperatura ambiente durante 24 horas, lleva a cabo una fermentación que da como resultado una bebida alcohólica de baja graduación (menos del 1%), carbonatada, de consistencia similar al yogur, aunque con una textura más suave y sabor ligeramente más ácido.

Hablando con propiedad, el kéfir es una combinación de bacterias probióticas y levaduras en una matriz de proteínas, lípidos y azúcares. Lactobacillus acidophilus es la bacteria ySaccharomyces kefir la levadura (hongo unicelular) más habituales en el kéfir.

Las propiedades que se atribuyen a esta bebida son increíbles.  Supuestamente regenera la flora intestinal, facilita la digestión y elimina problemas de estreñimiento. También suelen tomarlo algunas personas con intolerancia a la lactosa (deben probar poco a poco) o fabricarlo con leche de soja que, aunque más líquido y de fermentación más lenta, también mantiene dichas propiedades. También se usa como complemento alimenticio para regenerar la mucosa del estómago, y tópicamente para tratar problemas cutáneos como los eccemas.

Aquí os dejo un listado con los beneficios que se le atribuyen al kéfir:

 

  • Mejora de la capacidad de asimilación de los alimentos.
  • Ayuda en la regulación del tránsito intestinal.
  • Fortalecimiento de las defensas frente a infecciones tanto víricas como bacterianas.
  • Reducción de los niveles de colesterol y del riesgo de padecer cáncer de colon.
  • Laxante en el caso de un kéfir “suave”, y astringente uno “fuerte”.
  • Para casos de ansiedad se recomienda tomar un litro por día. En casos graves, continuar durante un año. Supuestamente ayuda a la mejora en casos de falta de sueño y se mejora el apetito, disminuyendo las depresiones.
  • Para malestares del intestino se recomienda tomar un litro y medio diario, durante el tiempo necesario. El paciente necesita descartar previamente dolencias con un médico.
  • Para casos de anemia se recomienda tomar un litro por día. Después de 3 meses supuestamente la sangre debería ser normal; en los casos graves, los adultos deberían tomar 2 L. Siempre debe acompañarse uso de supervisión médica.
  • Para eccemas se recomienda tomar un cuarto de litro por día. Cubrir la piel irritada con kéfir y dejarlo secar. Repetir varias veces al día, lavar y aplicar de nuevo. También podrían curarse los casos crónicos
  • Catarro de vejiga; esclerosis. Un litro por día, mejora en los casos más graves, incluso las esclerosis del corazón. El kéfir regula la presión arterial y el peso.
  • Trastorno de la vesícula biliar. Un litro por día. El kéfir cura de 2 a 6 meses. Sin embargo, si el paciente toma crema y leche, los trastornos pueden aparecer de nuevo.
  • Dolores de riñones. Primero asegurarse médicamente la benignidad del cuadro. Un litro por día.
  • Infecciones. Un litro por día, combinando con una dieta muy severa. Sin control médico, una infección puede desembocar en la muerte.
  • Hepatitis; congestión. Medio litro diario de kéfir, que haya sido cultivado solamente 12 h; tomar antes de acostarse. Se manifiesta mejoría después de 3 o 4 semanas. Si se regula la digestión, empezar a tomar medio litro de kéfir que haya sido cultivado durante 24 h.
  • Posible reducción de la intolerancia a la lactosa: un estudio publicado recientemente por el periódico de la Asociación Dietética Americana descubrió que la leche fermentada kéfir, que es levemente efervescente y tiene una consistencia suave, elimina o reduce los síntomas de la intolerancia a la lactosa en adultos. Así lo destacó The Food Institute dentro de sus noticias de salud

Como digo, para la preparación del kéfir basta con introducir el hongo en un bote de cristal junto con la leche y dejarlo a temperatura ambiente en un lugar oscuro durante 24 horas aproximadamente. Se puede agitar suavemente de vez en cuando para que se mezcle el suero, que se suele depositar en la zona inferior del recipiente. Pasado este tiempo, se cuela el líquido, que ya se puede consumir, y se repite el proceso con los nódulos de kéfir.

La cantidad de kéfir aumenta con el tiempo, por lo que periódicamente tendremos que retirar cierta cantidad de este que podemos reservar en la nevera conservado junto a un poco de leche para dar a nuestros amigos o conocidos.

© Copyright Jesús Ángel, Algunos derechos reservados. Escrito para: Ciclismo máster

Ver también

Banda

Detenida peligrosa banda

Share this on WhatsAppLas actividades de esta peligrosa banda estaban relacionadas con el ciclismo, aunque …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *