Foto: Guardia Civil

Operación Hipoxianet

La Guardia Civil ha incautado, tras una investigación llevada a cabo en Barcelona y Cádiz, el mayor alijo de EPO descubierto en Europa y que procedía de la sanidad pública andaluza.

Desde hace tiempo tengo claro que la vertiente policial de la lucha contra el dopaje es la más eficaz, mucho más que la de los laboratorios antidopaje. Como decían en la película All the President’s Men, just follow the money. En cristiano, si quieres conocer quien está implicado, simplemente sigue el rastro del dinero.

El pasaporte biológico es una herramienta muy efectiva para poner freno a los tremendos abusos de épocas anteriores. Ahora, los que quieren hacer trampas, deben hilar muy fino para que su pasaporte no muestre alteraciones que saquen a la luz el uso de sustancias prohibidas. No obstante, es una medida que obliga a los atletas a estar localizables en todo momento y que no es viable para categorías no profesionales.

En la operación han sido detenidas total de seis personas en Barcelona y Cádiz acusadas de delitos contra la salud pública, pertenencia a organización criminal, blanqueo de capitales, apropiación indebida, fraude contra la seguridad social y falsedad documental.

La EPO incautada estaba financiada por la seguridad social andaluza, ya que el responsable de una clínica de diálisis de Cádiz falseaba los datos necesarios para la realización de los pedidos en las fichas de sus pacientes, para así quedarse con el medicamento excedente y venderlo.

Foto: Guardia Civil

La organización utilizaba sofisticados mecanismos para permanecer en el anonimato, tales como el uso de redes de mensajería cifradas, cuentas internacionales o incluso el uso de criptomonedas (como por ejemplo los famosos bitcoins). Para la distribución se valían de diversos sitios web alojados en países donde la legislación es muy laxa y es difícil para las autoridades cerrarlos.

Sin embargo, parece que la organización guardaba registros de los envíos realizados a los clientes, lo que debería permitir sacar a la luz sus nombres. El consumo de sustancias dopantes, a diferencia de su distribución, no es delito, pero el Juzgado número 4 de Cádiz que se encarga de la instrucción está ultimando una lista con los nombres de los deportistas implicados para hacérsela llegar a la AEPSAD (Agencia Española de Prevención de la Salud en el Deporte), por lo que, en caso de que sean sancionados, conoceremos sus nombres, si es que no se filtran antes claro.

De hecho, el origen de la operación está en la propia AEPSAD gracias a la colaboración, en 2017 de una serie de deportistas positivos por EPO, que les dijeron que habían comprado el producto en una web que suministraba desde Cádiz, y les dieron una serie de nombres, tal como señala José Luis Terreros, director de la Agencia, quien inmediatamente pasó la información a la Guardia Civil.

El número de deportistas implicados que se baraja hasta el momento es de 260, de países como España, Alemania, Austria, Italia, Grecia y Francia, que practicaban disciplinas tan diversas como el motocross, fútbol, ciclismo, halterofilia, triatlon, trails, atletismo… Y es que, aunque lo más sonado es la EPO, la red tenía un amplio catálogo de sustancias.

Ver también

Temporada COVID19

Resumen de la primera temporada COVID19

Durante las navidades pasadas, mientras disfrutábamos de la compañía de familiares y amigos y nos …

5 Comentarios

  1. L M Villarejo Bartali

    Queremos la lista con los clientes

  2. David García Barrio

    ¡¡¡Lista de mamaos!!! Que pasen vergüenza, es la unica manera de que alguno se lo piense 😡😡

  3. Félix Pérez García

    De chiste, semejante noticia pasa sin trascendencia en los noticiarios, cuando es casi para abrir un telediario…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *