Inicio » Miscelánea » Empezar a correr en máster
Foto: Ane Bizimartxak

Empezar a correr en máster

Con la temporada 2015 a punto de terminar, para algunos más tarde de lo habitual por el retraso de los Campeonatos de España, llega el tiempo de descansar y empezar a planificar la del año que viene. Lo que para muchos es prácticamente una rutina, para otros comienza con dudas e indecisión y se preguntan ¿cómo empezar a correr en máster?

Un poco de historia

La categoría máster o veteranos no es algo nuevo. El palmarés de los Campeonatos de España se remonta a 1939, si bien aquellos eran otros tiempos y otro ciclismo. Mejor o peor que el actual, no lo sé, pero desde luego distinto. Sin necesidad de irnos tan lejos, fue en 1996 cuando la categoría cambió su nombre por el de máster, creándose varias categorías en función de la edad de los corredores: máster 30 (de 30 a 29 años), 40 (de 40 a 49 años), 50 (de 50 a 59 años) y 60 (de 60 en adelante).

La última década del siglo XX y los primeros años del XXI fueron los años dorados del ciclismo español, con sus sombras, pero con grandes éxitos y mucha afición. Las categorías de juveniles, sub23 y élite estaban repletas de jóvenes que buscaban cumplir su sueño de pasar a profesionales y ganarse la vida con lo que más les gustaba: dar pedales sobre una bicicleta. España contaba con bastantes equipos profesionales que daban la oportunidad a muchas de esas promesas. Algunos nunca tuvieron la oportunidad que merecían, otros se quedaron por el camino y sólo unos pocos se convirtieron en figuras del pelotón internacional.

En aquellos años también había corredores veteranos que, sin ninguna aspiración profesional, disfrutaban entrenando y compitiendo como los grandes ciclistas. Algunos corrían de forma independiente, otros se juntaban y formaban equipos, buscaban sus patrocinadores para conseguir un coche de apoyo…

La evolución

A lo largo de los años, especialmente –diría yo– los últimos cinco, la categoría se ha pseudoprofesionalizado. Con esto me refiero a la fachada. Ahora se ven equipos con la misma bicicleta (como los pros), con bicicletas contrarreloj, carpas y rodillos para preparar las pruebas contrarreloj, ruedas carísimas, medidores de potencia, con equipaciones de calle, coches de apoyo cada vez mejores, furgonetas, directores, auxiliares… En la mayoría de los casos todo sale de los bolsillos de los corredores, con algún patrocinador (conocido de algún miembro del equipo) que alivia un poco los gastos y ayuda a que el equipo prospere y pueda atraer algún “capo” de la zona que les ayude a aparecer en el podium de vez en cuando. En realidad, no deja de ser una fachada, porque cada uno tiene su trabajo y su vida personal, de la que se evade o desconecta un rato cuando se “viste de romano”.

bh_ac_marriott

En toda competición la exigencia es máxima. Temporada tras temporada, todos los corredores intentan mejorar su rendimiento. A veces (por motivos familiares o laborales) no es posible, pero por cada corredor que baja el pistón, hay otros que lo suben. El ritmo de una carrera ciclista no lo marca un único corredor, es la masa la que hace que se vaya más rápido y la que exige más al resto para estar a la altura.

Alguien puede jugar al fútbol, ténis, etc. pero nadie juega al ciclismo, sino que lo practica. Aunque desde luego es muy divertido y engancha. El inconveniente del ciclismo de competición es que, para terminar una carrera, tienes que aguantar el ritmo del pelotón. Y eso no siempre es fácil. Desde luego no lo es si no has entrenado lo suficiente.

Ganar nunca ha sido fácil. El nivel de los primeros siempre ha sido muy alto. La pseudoprofesionalización de la que hablaba antes, junto con la crisis que sufre el ciclismo en la actualidad, ha hecho que corredores que antes buscaban un hueco en otras categorías, se fijen ahora en la categoría máster. Todos aquellos chavales que corrían en los 90 ahora son treintañeros o cuarentones que vuelven a subirse a la bici y vuelven a competir. Por otro lado, año tras año los equipos buscan refuerzos y cada vez es más frecuente ver como recurren a “viejas glorias” que destacaron hace unos años y que aún tienen el veneno de la competición en la sangre.

¿Cómo son las carreras máster?

Por lo general el patrón de una carrera máster es un recorrido de 75 a 95 km de longitud, bien llano o con repechos que no suelen ser muy largos. En las grandes ciudades se suele correr en circuitos urbanos, pero en aquellas en las que el tráfico no es tan denso, suelen ser circuitos por carretera o pruebas en línea que empiezan y terminan en el mismo sitio.

La duración de las pruebas suele ser de 2 horas a 2h y media y las velocidades pues depende del recorrido, pero se podrían meter en una horquilla de 37 a 43 km/h. Si bien, como veremos, no es necesariamente la velocidad media lo que hace dura una carrera.

Podéis echar un vistazo a la sección de crónicas o ver alguno de los vídeos de las carreras para haceros una idea de como son las pruebas de esta categoría.

¿Hay muchas caídas?

Instante en el que se produjo la caída.
Instante en el que se produjo la caída.

Bueno, está claro que el riesgo existe. Se va muy rápido y a veces hay más tensión de la necesaria, lo cual lleva a que se poduzcan enganchones y caídas. Algunas veces son inevitables, pero con un poco de cabeza se puede minimizar el riesgo.

¿Cuanto se anda en máster?

Las carreras máster son fundamentalmente explosivas. Por lo general no hay ningún equipo que tome el mando de la carrera y lleve al pelotón controlado. Lo habitual es que haya muchos ataques hasta que los kilómetros van seleccionando al pelotón y cada uno acaba en un grupo con los de su nivel. Aún así, tampoco se hacen grupetas para rodar tranquilos y en armonía. En los grupos traseros marcan el ritmo unos pocos que quieren aprovechar la carrera para entrenar y hay otros que se guardan para esprintar en meta. Aquí no se suele conservar nada para el día siguiente.

Distintas categorías

Algo característico de la categoría máster es que todas las categorías (M30 – M60) participan juntas, salvo en casos excepcionales en los que se hace una manga para cada una y entonces no se da esta mezcla de edades. Por lo general los corredores más veteranos (máster 50 y máster 60) se incorporan a la carrera sobre la marcha, pues la normativa impone restricciones a la distancia máxima de las carreras para dichas categorías. En menos ocasiones la salida es conjunta, finalizando la prueba los máster 50 y 60 antes que el resto de categorías. Los máster 30 y 40 por lo general siempre hacen la misma distancia, y de hecho algunas veces el podium está copado por corredores mayores de 40 años.

En el pelotón hay mucha diferencia de nivel entre los corredores. Además de la lógica por la edad, las condiciones físicas de cada uno y la dedicación y disponibilidad de tiempo para entrenar hace que sólo unos pocos tengan opciones reales de ganar carreras.

¿Te pueden retirar de la carrera?

Por desgracia sí, aunque depende de la manga ancha que tengan los guardias civiles y los árbitros de turno. La cápsula de seguridad que se mantiene en una carrera ciclista no es muy grande. La Guardia Civil o el cuerpo de seguridad equivalente no permite que esta vaya más allá de los cinco minutos, aunque hay excepciones. Todo depende del número de efectivos con el que cuente la organización, el recorrido, etc.

Habrá carreras en las que te retiren con el pelotón a la vista y otras en las que puedas llegar tranquilamente a 10 minutos del vencedor. Por retirar me refiero a que quedas fuera de la carrera y de la cápsula de seguridad, pudiendo seguir circulando como un vehículo más.

Datos de carrera

Veamos un ejemplo de una carrera típica de la categoría. Estos valores están en el rango más alto de la categoría, no se deben considerar como la media ni mucho menos.

datos carrera máster
Datos de una carrera máster.

En el gráfico anterior podemos ver un ejemplo de una carrera máster. Recorrido de 90 km con dos vueltas a un circuito de unos 25 km y otra más larga que incluye dos subidas.

Tiempo: 2h10′ aproximadamente.
Velocidad media: 42 km/h.
Desnivel acumulado: 853 m.
Potencia normalizada: 247 W (unos 4.5 W/kg para este corredor)

En la gráfica de potencia se puede ver como desde los primeros kilómetros las arrancadas son constantes. De hecho, la potencia máxima (861 W) se alcanzó antes de los tres primeros kilómetros. Normalmente este tipo de arrancadas, salvo que haya una subida, se suelen aguantar bien dentro del pelotón sin gastar tanto. En el kilómetro 8 volvió a la carga con otra buena arrancada que llegó otra vez a los 861 W, manteniendo 579 W durante 17 segundos. Una aceleración que supuso pasar de 39 km/h a 52 km/h en ese intervalo.

arrancada
Arrancada. 17 s a 579 W

Después se formó una fuga en la que no entró nuestro protagonista y en el pelotón se templaron algo los ánimos. Pero la llegada de la segunda subida y la neutralización de los fugados encendió de nuevo la mecha. En la primera gráfica se pueden observar otros dos cambios de ritmo similares al anterior.

Ritmo irregular
Ritmo irregular

Mediada la prueba, los ataques siguen sucediéndose, con una intensidad parecida a la del inicio de la prueba pero con mayor frecuencia.

Primera subida
Primera subida

En la primera subida (2 km al 7%) se hizo la escapada buena en la que entraron unos 10 corredores. Fueron cuatro minutos y medio a 335 W (aproximadamente 6 W/kg).

segunda subida
Segunda subida

La última y decisiva subida, con 1,1 km de longitud y el 7% de pendiente media llevó casi tres minutos a 343 W, con un par de cambios de ritmo.

Resumen

Las carreras máster tienen sus peculiaridades. Para entrar en las escapadas hay que ser un corredor potente, capaz de hacer cambios de ritmo. No son marchas con grandes distancias y puertos donde el desgaste viene poco a poco, a base de marcheta. Aquí un desfallecimiento puntual te hace perder la escapada o el grupo donde ruedas. Bien es cierto que a veces los de delante paran, pero eso es al principio, con la meta cerca ocurre lo contrario.

Por último, no todo en el ciclismo es la fuerza bruta. También hay que saber conservar fuerzas en el pelotón y no malgastarlas, atacar en el momento justo y con los compañeros adecuados… Con piernas todo es mucho más fácil, pero también se pueden suplir las carencias con algo de ingenio o suerte.

Una imagen vale más que mil palabras

Después de todo el rollo de antes, os dejo un vídeo de una carrera con los datos de potencia, velocidad, etc. sobreimpresionados para que os hagáis una idea mejor de lo que se cuece dentro del pelotón.

¿Animado a correr en máster?

Qué necesitas

Tienes que federarte en la categoría máster que corresponda a tu edad (30, 40, 50 ó 60). También es posible correr algunas pruebas open con licencia de cicloturista, o sacarte una licencia de un día.

No necesitas pertenecer a ningún equipo, puedes correr por libre. Comprueba que haya coche neutro y coche escoba por si acaso pinchas o tienes una avería.

Si no tienes experiencia en competición, tómatelo con calma y no asumas riesgos innecesarios.

Disfruta y pásatelo bien

De eso se trata. Todos intentamos hacerlo lo mejor posible, pero no hay que fustrarse por no lograr la victoria. Hay que pasarlo bien preparándose y compitiendo. De lo contrario, no tiene sentido correr. En esta categoría no hay que demostrar nada.

© Copyright 2015 Jesús Ángel, Algunos derechos reservados. Escrito para: Ciclismo máster

Ver también

AUT

Autorizaciones de uso terapéutico AUT/TUE

Share this on WhatsAppComo deportista, puedes estar enfermo o sufrir unas condiciones físicas que requieran …

9 Comentarios

  1. Buenas.
    Muy interesante la entrada, creo que refleja fielmente nuestra categoría y puede ayudar a quien quiera comenzar a correr.
    Yo añadiría que si alguien empieza de cero a correr, puede que le cueste unos 3 años adaptarse a la categoría e intentar moverse algo en cabeza.
    Saludos.

  2. Un apunte, creo que es totalmente necesario que en esta categoría haya controles antidoping, el autor publica que muchos de los participantes de las carreras son corredores que en su día corrieron en las categorías inferiores, cierto es, y yo añadiría y no corren mas corredores con ese perfil por que conocen el ciclismo desde dentro. Me explico, vieron como jugando limpio, entrenado y cuidándose, no llegaron al profesionalismo teniendo muchos de ellos calidad, y si embargo sí llegaron otros que con el tiempo se vio y se demostró que tomaban sustancias. Todo el ciclismo pro de los 90 iba como iba, pues la historia se repite y todos conocemos casos de que si de joven ya era sospechoso de doparse y aun así no llego a nada incluso andaba menos que los corredores limpios, ya que esos casos suelen ser corredores muy irregulares, pues ahora ves alguno de ellos en máster ocupando incluso las primeras posiciones y esto resta motivación a corredores limpios que sí les gustaría estar pero no quieren volver estar entre tramposos.

  3. Salvador Lozano Ibañez

    Dinero? Sabes lo que cuesta un tri o un trail por ejemplo? Tiempo…. si quieres que vayan a 20km/h para que aguantes, hace falta ganas, ilusión y condición física, también están las marchas…

  4. Salvador Lozano Ibañez

    Dinero? Sabes lo que cuesta un tri o un trail por ejemplo? Tiempo…. si quieres que vayan a 20km/h para que aguantes, hace falta ganas, ilusión y condición física, también están las marchas…

  5. Jesus Soler Rodriguez

    Las ilusiones te las quitan en las carreras, jijiji. Lo dicho, dinero y tiempo. Para aguantar en una carrera máster con algún repecho hay que entrenar mínimo 12 horas a la semana o pulir las cubiertas en el rodillo. Salvador Lozano Ibañez de tri y trail no entiendo, pero créeme que yo entreno de noche con el foco y por muchas ganas que tengas y muy superdotado que seas no se puede competir contra los que llevan preparaciones profesionales. Tiempo y dinero

  6. Paco Vidal Rico

    Tiempo, dinero y muchas ganas, tengo compañeros que entrenan más que los profesionales!!!!

  7. Francisco José Crespo Morillas

    Joder, cuantas verdades soltadas en 1 segundo…. Y entre 2 personas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *