Inicio » Mecánica » Sobre ruedas
Ruedas Lightweight

Sobre ruedas

Ruedas LightweightLas ruedas son una de las partes más importantes de nuestras bicis. Ellas transmiten la fuerza que aplicamos a los pedales al suelo, y nos permiten movernos y seguir el trazado de la carretera.

Los elementos básicos de cualquier rueda son el buje, los radios, la llanta y el neumático. La calidad de cada uno de estos elementos determinará la calidad final de la rueda. Unos componentes ligeros harán que la rueda pese poco, algo muy conveniente sobre todo en largas ascensiones mientras que unos buenos rodamientos minimizarán la pérdida de energía a causa del rozamiento, lo mismo sucede en este caso con el neumático.

Sin embargo, es el radiado de las ruedas lo que determina principalmente su comportamiento. Una rueda bien radiada responderá de forma precisa y rápida y transmitirá inmediatamente las acciones del ciclista a la carretera. Pero, ¿qué determina que una rueda está bien radiada? Los aspectos a considerar son varios.

La longitud de los radios debe ser la adecuada. Para determinar la longitud de estos se debe tener en cuenta el diámetro del buje, el espesor de la llanta y su perfil (que determina el diámetro interior de la misma), el número de radios y sus cruces y, en el caso de la rueda trasera, el aparaguado, pues los radios del lado del cassette serán algo más cortos. Existen tablas y “calculadoras online” (Sapim, ProWheelBuilder, WheelPro, Sheldon Brown, Lenni) que nos dan la medida correcta de los radios.

Longitud óptima de los radios
Longitud óptima de los radios

Para que el radio funcione de una manera óptima, es muy importante que escojamos la longitud correcta. La rosca del radio quedar completamente dentro de la cabecilla, sin sobresalir de la misma. Si el radio es demasiado corto o demasiado largo, habrá hilos de la rosca que queden fuera de la cabecilla y esto hará que el radio no trabaje en condiciones óptimas.

Otro aspecto importante es el número de cruces entre los radios. Aunque en la mayoría de las ruedas modernas vemos que se utiliza un radiado recto, sin cruces, esto sólo se debe a una moda estética, pues parece que la opinión general es que este tipo de radiado es más bonito. Sin embargo, esta (la estética) es la única ventaja de este tipo de radiado. Los radios no están pensados para trabajar de esa forma y funcionan mejor cuando se montan con varios cruces (de 1 hasta 4). De hecho, si os fijáis, en el lado del cassette o, en el caso de ruedas con freno de disco, nunca se utiliza un radiado recto porque de esa forma no es posible transmitir la tracción a la llanta. Hay fabricantes que no permiten un radiado recto con sus bujes.

Las nuevas técnicas de fabricación y materiales como la fibra de carbono han permitido utilizar radiados sin cruces, pero eso no quiere decir que sea la mejor opción, ni mucho menos. Un radiado tradicional, con tres cruces, permite transmitir mejor la tracción del buje a la llanta mientras pedaleamos y frenamos.

La rigidez de la rueda vendrá determinada por el número y la tensión de los radios. Esta debe ser la máxima posible que soporte nuestra llanta. Además, es fundamental que esta tensión sea la misma para todos los radios de un mismo lado (en la rueda trasera los radios del lado del cassette soportarán una tensión mayor que los del lado contrario). Para determinar la tensión de los radios se utiliza una herramienta específica llamada tensiómetro que mide la deformación de un radio. En función de esta deformación podemos saber la tensión que soporta. Esta herramienta es fundamental si queremos montar unas buenas ruedas.

Tensiómetro para los radios
Tensiómetro para los radios

Por último, también hay técnicas que ayudan a aumentar la rigidez de una rueda, como por ejemplo la de unir los radios en el punto en el que se cruzan.

Una rueda bien montada puede ser eterna, y no necesitará ser retocada durante muchos, muchos kilómetros.

Como decía al principio del artículo, actualmente podemos encontrar en el mercado muchos modelos de ruedas, aunque lo que se impone en la actualidad es una llanta de carbono de perfil alto (unos 50mm) con radiado recto (salvo en el lado del cassette). Este tipo de ruedas son muy atractivas a la vista, pero si lo comprobáis, la mayoría tiene muy poca rigidez lateral. ¿Qué sentido tiene llevar unas ruedas ligeras si, cuando aceleramos, la llanta roza con las zapatas? ¿Os habéis fijado en las retransmisiones televisivas cuando los corredores “aflojan” los frenos en las subidas para separar las zapatas de la llanta?

Montar una rueda no es algo difícil, es una tarea que exige paciencia y auto crítica, aunque hacerlo bien lleva tiempo y para un resultado óptimo requiere usar buenas herramientas y algo de experiencia.

Si os interesa el tema os recomiendo un documental titulado “Mastering the Wheel”. También podéis encontrar un montón de información en Internet, a continuación os dejo algunos enlaces:

© Copyright Jesús Ángel, Algunos derechos reservados. Escrito para: Ciclismo máster

Ver también

Bontrager agua

Protege tu luz Bontrager Flare r del agua

Share this on WhatsAppLa luz trasera Bontrager Flare r ha supuesto una revolución en las …

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *